Truco para despegar descodificadores

Y llegó el día en que tuve que quitar un descodificador de una bandeja de una locomotora de Roco. El descodificador estaba pegado al fondo con cinta adhesiva de doble cara.

Lo que suele pasar en estos casos es que la cinta se pega más y más según pasa el tiempo o se calienta, por lo que intentar sacar el descodificador del lugar se comenzó a parecer a una maratón de despropósitos utilizando según que herramientas. Si el descodificador hubiera estado estropeado y sin garantía tanto daría hacer más o menos fuerza, pero si éste aún funciona y lo vamos a reutilizar la cosa se complica.

Dando vueltas a las herramientas que tenía sobre la mesa, vi una tarjeta de crédito que podría servir para mis propósitos.

Y así lo hice, tome la tarjeta:

1. Corté con unas tijeras la tarjeta en un rectángulo de ancho el mismo del descodificador, unos 15-20 mm.

2. Con una lima de uñas le hice un biselado en uno de los extremos que la hacía parecerse a un formón. Cuanto más biselado mejor.

Y así ha quedado la parte de tarjeta utilizada. La banda negra es la parte magnética y no tiene ninguna utilidad, si no es para saber el ancho. Ver en el extremo el biseñado en color blanco.

Los puntos blancos son los restos del lijado de la tarjeta ya que la foto fue realizada justo después del experimento.

Una vez realizado el pequeño formón plástico, lo utilicé para intentar sacar el descodificador de la bandeja de la locomotora:

1. Apliqué la parte más estrecha del extremo sobre la parte inferior de la cinta adhesiva, intentando separarla de la bandeja de la locomotora.

2. Fuí realizando un movimiento de balanceo adelante/atrás para ir despegando la cinta adhesiva.

3. Los restos de adhesivo que se han quedado en la bandeja se han retirado rascando de nuevo con la tarjeta a un ángulo de unos 60-45 grados.

4. También nos servirá si el descodificador tiene restos de adhesivo (en este caso era un Lenz 1024) e en la cara plana sin componentes.


Ventajas del experimento

- el grosor de la tarjeta es mínimo, del orden de 04, o 0,5 mm. (se tiene que desechar la parte de los números por ser evidente que es más gruesa), por lo tanto se fácil de insertar en cualquier espacio, por pequeño que este sea.

- La tarjeta se puede recortar para hacernos a la medida cualquier tipo de herramienta y con la forma que sea.

- Sirve para acceder, como ha sido el caso, a sitios difíciles, pero dada su flexibilidad y dureza puede servir también para abrir carcasas de locomotora (habitualmente son 4 puntos de presión), inclusive aquellas carcasas que están a media altura.

- Habitualmente, como es una herramienta que no es dura, no deja huella de la palanca en los plásticos tratados, ya sea carrocería o cualquier otro.

- Sirve perfectamente para rascar y/o limpiar determinados materiales de restos de suciedad o incluso de pintura.

- Sirve para hacer una plataforma nueva (en una locomotora con sólo un habitáculo para el descodificador en el que es necesario otro para, por ejemplo un módulo SUSI, o que no tiene habitáculo para el descodificador) pegándola sobre el chasis y dada su delgadez puede ser tratada, doblada, etc. Se pega simplemente con cinta adhesiva de doble cara fina. La ventaja es que al ser plástica aisla del chasis metálico la pieza electrónica que vayamos a poner encima.