Canfranc

fotos: 

Canfranc se encuentra a 1.195 metros sobre el nivel del mar, en el valle del río Aragón y a los pies del puerto de Somport, que durante mucho tiempo fuera paso fronterizo entre España y Francia. Actualmente lo ha sustituido un túnel de carretera que comienza en el mismo poblado de la estación.

Su término municipal ocupa una superficie de 71 metros cuadrados. En la parte norte y a bastante más altura se encuentran las estaciones de esquí de Candanchú y Astún.

El clima que reina es de alta montaña, no rebasando en 7-8 meses los 0º C. La precipitación media anual es de 1880 mm y la temperatura media baja a los 8,5 grados.


Historia

Canfranc ha sido siempre un pueblo fronterizo, y se tiene noticia que nació hacia el siglo XI. Los recursos del pueblo fueron siempre comerciales más que agrícolas o ganaderos, basando su economía en las transacciones entre Aragón y Bearn.

Por Canfranc pasa una de las ramas del Camino de Santiago, la llamada Camino de Santiado aragonés, y ya en el 1095 tuvo un albergue privado. Posiblemente pasara a Hospital con el nombre de Santa Cristina en Somport.

El puerto de Somport es el más transitado de todo el Pirineo dada que es fácil de franquear. En 1876 el viejo camino se convirtió en carretera, y en 1928 le ayudó en el tránsito el nuevo túnel del ferrocarril.

El pueblo de Canfranc está situado más al sur del barrio de la estación (que todo el mundo recién llegado confunde), y a pesar de los incendios que lo devastaron en 1617 y 1944 aún conserva parte de su antiguo patrimonio, como los restos del castillo, de origen medieval, o la fachada de la Torre Aznar Palacín, o la iglesia de la Asunción con sus cuatro retablos barrocos y el más importante, el conjunto de la Trinidad, fundado por Blasco de Les para atender a peregrinos y pobres.

Tras el incendio de 1944 se trasladó el Ayuntamiento y la capitalidad de Canfranc al barrio de la estación, que fue contruído a partir de la puesta en funcionamiento de la estación internacional.

Estación internacionalPlano de la estación de Canfranc

Inaugurada el 18 de julio de 1928 por Alfonso XIII la estación vivió momentos de esplendor a partir de entonces y hasta la Guerra Civil.

Un muy novelado episodio nacional mantiene que el oro alemán que se sacó del país tras perder la guerra vino a través de Canfranc a entrar a España.

Para la construcción de la estación se tuvo que explanar un terreno quitado al río. Se encauzó el río Aragón, y se talaron muchos árboles para poder obtener esta anchura necesaria para hacer la estación y los edificios anexos. A cambio se consolidó el terreno y se volvieron a replantar árboles en lo que se ha considerado como un pefecto ejemplo de reforestación.

La estación misma ha sido considerada como un trasatlántico en medio de la montaña por su grandiosidad, sólo superada por la estación de Leipzig. Durante mucho tiempo fue la estación más grande de España.

Por el lado francés, y debido a que el terreno es algo más escarpado subían locomotoras eléctricas, por lo que parte de las vías de la estación con ancho de vía UIC estaban electrificadas con catenaria del tipo MIDI, con postes de celosía de hierro.

La parte española estuvo siempre al amparo de la tracción vapor, conteniendo uno de los depósitos de locomotoras más grandes que se conocen en montaña. Posteriormente, ya en los años 70 se pasó a la tracción diesel con las típicas 1900 bicabina.

A partir de 1939, y debido a la Guerra Civil primero y a la II Guerra mundial después la estación tuvo un trabajo intermitente, que fue bajando a través de los años hasta el año 1970, en el que un tren de mercancías hundió el puente de l'Estanguet, por lo que se interrumpió el tráfico ferroviario internacional desde entonces. A partir de ese año la estación de Canfranc comenzó su auténtica decadencia.

Hay quien dice que el ejército francés estuvo a punto de reponer el puente, pero una llamada gubernamental lo dejó en el fondo del valle para siempre.

Así las cosas, el tráfico ha seguido subsistiendo con periodos de poca bonanza y de muchas dificultades y cortes de servicio debido sobre todo al lamentable estado de la vía en su conjunto.

También ha habido bastantes conflictos con la renovación del tejado de pizarra de la estación, que no ha sido a gusto de todos.